«Es el primer centro de Cataluña en el cual veo reunidos mayor número de obras pictóricas de la escuela catalana. Todos debemos contribuir al afán nobílisimo de su ilustre fundador. Por mi parte predicaré con el ejemplo.»

Enrique Serra, 25 / 12 / 1888

4. 1886

Historia

Cuando el museo abrió las puertas el 26 de octubre del año 1884, el público podía contemplar una pinacoteca de cuadros antiguos, principalmente de época barroca, juntamente con un sector de los mencionados “cuadros modernos”.

La división entre arte antiguo y arte moderno fue habitual en la distribución de los museos europeos hasta la llegada de las vanguardias. Los cuadros modernos eran habitualmente de formato más pequeño, y si bien había pintura histórica y algún tema mitológico, la inmensa mayoría eran paisajes, retratos y pintura costumbrista – también denominada “anecdótica”- donde figuraban odaliscas, gitanas, campesinos o lugares de lo más pintorescos. Fueron en muchos casos donaciones hechas por los mismos artistas por sus familiares directos. En el conjunto estaban representados los diferentes estilos artísticos de la época, y las reminiscencias románticas e historicistas convivían con el realismo de aires franceses y la obra de todos los seguidores de Fortuny.

Josep Ferrer i Soler se encargó de realizar la primera ordenación museográfica de la Pinacoteca, en la cual los cuadros compartían el espacio con otras obras artísticas de diversa naturaleza, como el gravado, la fotografía, la escultura, la cerámica, la numismática, la arqueología y una gran sección de objetos curiosos que se iría ampliando progresivamente.

La colección

La sala de la Pinacoteca aloja gran parte de la colección fundacional de pintura y escultura, en un espacio que recrea el ambiente original de los salones de Bellas Artes de la época, con techos altos, paredes de color aterciopelado y abundancia de cuadros en las paredes. Se muestran obras de la colección creada en vida por el fundador del museo, Don Víctor Balaguer, y también por las múltiples donaciones que recibió de parte de artistas contemporáneos a su tiempo. Entre los pintores representados destacan Ramon Casas, Santiago Rusiñol, Marià Fortuny, Ramon Martí Alsina o Joaquim Vayreda, englobados dentro del Romanticismo, el Realismo y el Simbolismo como estilos característicos de esta época.

Los grandes géneros tratados son el paisajismo, los retratos y la pintura anecdótica, los cuales responden a los gustos burgueses del momento, del mismo modo que también se exponen piezas representativas de los grandes géneros del arte, tales como la mitología o la pintura de historia.

PINACOTECA